Image
Cargando

De sagrados a mascotas

Texto: Yamile Lofte

Fotografías/Ilustraciones: Luisa García

Publicada el domingo 10 de diciembre de 2023 en la columna Crónicas del Antropoceno en el periódico EL INFORMADOR.

Diciembre 11, 2023.

Mientras el hombre descubrió más formas de someter a la naturaleza su confianza le llevó a dejar de venerar a aquellos que lo rodeaban.

Cualquier cultura antigua que estudiemos en cualquier parte del globo terráqueo veneraba a los animales con los que tenían contacto, de los cuales aprovechaban su piel o carne para alimentarse, curar enfermedades, hacer hermosos atavíos que portaban los más altos rangos o temían, aprendían y respetaban por su fuerza, destreza, fiereza o habilidad para cazar.

Mientras el hombre descubrió más formas de someter a la naturaleza su confianza le llevó a dejar de venerar a aquellos que lo rodeaban y así, como si nada, se puso en la cúspide de la pirámide de la naturaleza como un semidiós renacido; con el poder de ser dueño y amo de cuanto ser se le cruce.

Es así como de temer a ciertos animales los convirtió en “mascotas”. Hoy es común ver a una mujer de características propias de las ninfas en una tienda de mascotas comprando una pechera, juguetes o correas para su tigre; un par de niñas paseando por el área común de su vivienda con su puma o estos hombres adolescentes exhibiendo a un león mientras transitan en su poderoso carruaje por las avenidas principales.

Y, ¿cómo puede sorprendernos ver cocodrilos caminando en el jardín de fuera de nuestra casa, serpientes de tres metros trepando por nuestro árbol o monos traviesos entrando a las cocinas a robar asustados lo que encuentran a su paso? ¿Cómo puede sorprendernos si estos semidioses en los que nos hemos convertido podemos comprarlos sin importar de dónde vienen, la historia de cómo son extraídos de su hábitat o más importante aún “cuál es su destino final? ¿Qué pasará cuando me dé cuenta que el poder de dominarlos no existe?, que su instinto sale en algún momento, que crecen y dejan de ser “tiernos”, que el espacio donde los tengo no da para más o que la autoridad, sí, hay autoridades, la autoridad llegue a quitármelo (a)

Ese ya no será su problema, al final estamos en la era de lo desechable, mañana será otro animal de fauna silvestre o exótica la que terminará elevando el ego y de haber sido sagrada terminar en mascota.

Image
Whatsapp